Pablo Huneeus
Seguir a @HuneeusPablo

por Pablo Huneeus

Vladimir Vladimirovich Putin (61) es un feligrés de la Iglesia Ortodoxa Rusa, fundada hace más de un milenio por el zar y santo Vladimir I de Kiev.

Bautizado a temprana edad, su pega de presidente del país más extenso del planeta (17.098.242 km² de superficie) no le impide ir a misa en los monasterios de dicha comunidad, en particular en el de Danilov, a 60 km de Moscú y en la Catedral San Nicolás de Nueva York, como lo hiciera en noviembre 2001 para el oficio en memoria de las víctimas del ataque a las torres gemelas el martes 11 de septiembre de ese año.

A pesar de haber vivido asediada por el Islam de un lado y por el comunismo del otro, los templos, íconos y cánticos de la iglesia ortodoxa destacan entre las obras de mayor belleza y espiritualidad de la cristiandad.

Así todo, el puntal de tan grande esplendor estético no son los artistas eslavos ni los popes de claustro, sino los evangelios. Desde la infancia, calladamente en el hogar, los fieles rusos estudian a San Pablo, el persecutor del Nazareno quien camino a Damasco, hoy capital de Siria, es alcanzado por una llamarada, y cayendo a tierra, oyó una voz que le decía: «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? (Hechos de los Apóstoles, 9: 4)

De ahí, que aparte de las bases navales e intereses económicos de Moscovia en Líbano y Siria, El Levante gravite hondo en el alma de mucho ruso.

Añádase que Pablo de Tarso, usaba el género de carta abierta para dirigirse a romanos y corintios, lo que implica ser conciso y al grano. Agrégale el tamiz de la literatura rusa, –de Pushkin a Pasternak– que ciertamente mejora la pluma, y el detalle que Pablo escribía en griego, que entonces era como el inglés de hoy, el idioma de la globalización.

Bátelo con la incomprensión del Nuevo Mundo ante las culturas de Eurasia y tendrás en la sopera algo nunca antes visto: la epístola del mandamás de Rusia aparecida el 11-sep-2013 en «The New York Times», el principal diario de las Américas.

Va la copia textual, gentileza del diario, seguida de mi traducción al castellano.

September 11, 2013
By Vladimir V. Putin

MOSCOW — RECENT events surrounding Syria have prompted me to speak directly to the American people and their political leaders. It is important to do so at a time of insufficient communication between our societies.

Relations between us have passed through different stages. We stood against each other during the cold war. But we were also allies once, and defeated the Nazis together. The universal international organization — the United Nations — was then established to prevent such devastation from ever happening again.

The United Nations’ founders understood that decisions affecting war and peace should happen only by consensus, and with America’s consent the veto by Security Council permanent members was enshrined in the United Nations Charter. The profound wisdom of this has underpinned the stability of international relations for decades.

No one wants the United Nations to suffer the fate of the League of Nations, which collapsed because it lacked real leverage. This is possible if influential countries bypass the United Nations and take military action without Security Council authorization.

The potential strike by the United States against Syria, despite strong opposition from many countries and major political and religious leaders, including the pope, will result in more innocent victims and escalation, potentially spreading the conflict far beyond Syria’s borders. A strike would increase violence and unleash a new wave of terrorism. It could undermine multilateral efforts to resolve the Iranian nuclear problem and the Israeli-Palestinian conflict and further destabilize the Middle East and North Africa. It could throw the entire system of international law and order out of balance.

Syria is not witnessing a battle for democracy, but an armed conflict between government and opposition in a multireligious country. There are few champions of democracy in Syria. But there are more than enough Qaeda fighters and extremists of all stripes battling the government. The United States State Department has designated Al Nusra Front and the Islamic State of Iraq and the Levant, fighting with the opposition, as terrorist organizations. This internal conflict, fueled by foreign weapons supplied to the opposition, is one of the bloodiest in the world.

Mercenaries from Arab countries fighting there, and hundreds of militants from Western countries and even Russia, are an issue of our deep concern. Might they not return to our countries with experience acquired in Syria? After all, after fighting in Libya, extremists moved on to Mali. This threatens us all.

From the outset, Russia has advocated peaceful dialogue enabling Syrians to develop a compromise plan for their own future. We are not protecting the Syrian government, but international law. We need to use the United Nations Security Council and believe that preserving law and order in today’s complex and turbulent world is one of the few ways to keep international relations from sliding into chaos. The law is still the law, and we must follow it whether we like it or not. Under current international law, force is permitted only in self-defense or by the decision of the Security Council. Anything else is unacceptable under the United Nations Charter and would constitute an act of aggression.

No one doubts that poison gas was used in Syria. But there is every reason to believe it was used not by the Syrian Army, but by opposition forces, to provoke intervention by their powerful foreign patrons, who would be siding with the fundamentalists. Reports that militants are preparing another attack — this time against Israel — cannot be ignored.

It is alarming that military intervention in internal conflicts in foreign countries has become commonplace for the United States. Is it in America’s long-term interest? I doubt it. Millions around the world increasingly see America not as a model of democracy but as relying solely on brute force, cobbling coalitions together under the slogan “you’re either with us or against us.”

But force has proved ineffective and pointless. Afghanistan is reeling, and no one can say what will happen after international forces withdraw. Libya is divided into tribes and clans. In Iraq the civil war continues, with dozens killed each day. In the United States, many draw an analogy between Iraq and Syria, and ask why their government would want to repeat recent mistakes.

No matter how targeted the strikes or how sophisticated the weapons, civilian casualties are inevitable, including the elderly and children, whom the strikes are meant to protect.

The world reacts by asking: if you cannot count on international law, then you must find other ways to ensure your security. Thus a growing number of countries seek to acquire weapons of mass destruction. This is logical: if you have the bomb, no one will touch you. We are left with talk of the need to strengthen nonproliferation, when in reality this is being eroded.

We must stop using the language of force and return to the path of civilized diplomatic and political settlement.

A new opportunity to avoid military action has emerged in the past few days. The United States, Russia and all members of the international community must take advantage of the Syrian government’s willingness to place its chemical arsenal under international control for subsequent destruction. Judging by the statements of President Obama, the United States sees this as an alternative to military action.

I welcome the president’s interest in continuing the dialogue with Russia on Syria. We must work together to keep this hope alive, as we agreed to at the Group of 8 meeting in Lough Erne in Northern Ireland in June, and steer the discussion back toward negotiations.

If we can avoid force against Syria, this will improve the atmosphere in international affairs and strengthen mutual trust. It will be our shared success and open the door to cooperation on other critical issues.

My working and personal relationship with President Obama is marked by growing trust. I appreciate this. I carefully studied his address to the nation on Tuesday. And I would rather disagree with a case he made on American exceptionalism, stating that the United States’ policy is “what makes America different. It’s what makes us exceptional.” It is extremely dangerous to encourage people to see themselves as exceptional, whatever the motivation. There are big countries and small countries, rich and poor, those with long democratic traditions and those still finding their way to democracy. Their policies differ, too. We are all different, but when we ask for the Lord’s blessings, we must not forget that God created us equal.

11 de septiembre de 2013
por Vladimir V. Putin

MOSCÚ — Los últimos acontecimientos en Siria me impulsan a hablarle directamente al pueblo americano y a su dirigencia. Urge hacerlo ahora, en tiempos de bajo entendimiento entre nuestros países.
La relación entre nosotros ha experimentado diferentes fases. Fuimos adversarios durante la guerra fría. Pero también hemos sido aliados, y juntos derrotamos a los nazis. La organización internacional universal –Naciones Unidas– se creó entonces para evitar que se repita tamaña hecatombe.

Los fundadores de Naciones Unidas previeron que determinaciones de guerra y paz deben tomarse solamente por consenso; y con el asentimiento de América se consagró en los estatutos de Naciones Unidas el derecho a veto de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad. Por décadas ya, la aguda sabiduría de esto apuntala la estabilidad de las relaciones internacionales.

Nadie quiere que Naciones Unidas corra la suerte de la Liga de las Naciones, que pereció por carecer de peso real. Esto puede ocurrir si países influyentes sobrepasan a Naciones Unidas y emprenden acciones militares sin autorización del Consejo de Seguridad.

El inminente ataque de Estados Unidos a Siria, pese a la fuerte oposición de muchos países y de los principales líderes políticos y religiosos, incluido el Papa, provocará más víctimas inocentes y una escalada que puede extender las hostilidades más allá del territorio sirio. Un ataque aumentaría la violencia y desataría nuevas oleadas de terrorismo. Podría minar los esfuerzos multilaterales para resolver el problema nuclear de Irán y el conflicto palestino-israelí, además de desestabilizar aún más el Medio Oriente y Noráfrica. Podría voltear todo el sistema de orden y derecho internacional.

Lo de Siria no es una lucha por la democracia, sino un conflicto armado entre gobierno y oposición en un país multirreligioso. Hay pocos partidarios de la democracia en Siria. Pero hay más que suficientes guerrilleros de Al Qaeda y extremistas de todas las tendencias que combaten al gobierno. El Departamento de Estado de Estados Unidos ha tildado de organizaciones terroristas al Frente Nusra, y al Estado Islámico de Iraq y el Levante, que pelean con la oposición. Este conflicto interno, alimentado con armamento extranjero donado a la oposición es uno de los más sangrientos del mundo.

Los mercenarios de países árabes que combaten ahí y los cientos de reclutas de países occidentales, incluyendo de Rusia, son para nosotros un motivo de suma inquietud. ¿No volverán ellos a nuestros países con la experiencia adquirida en Siria? Mal que mal, después de combatir en Libia, los extremistas prosiguieron a Mali. Esto nos amenaza a todos.

De un comienzo, Rusia patrocina el diálogo pacífico que permita a los sirios construir su propio futuro. No estamos protegiendo al gobierno sirio, sino el derecho internacional. Necesitamos emplear el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y convencernos de que respetar la ley y el orden en el complejo y turbulento mundo de hoy es una de las pocas maneras de impedir que las relaciones internacionales terminen en caos. La ley es siempre la ley y debemos cumplirla, nos guste o no. Según el actual derecho internacional, sólo es permitido usar la fuerza en defensa propia o por la decisión del Consejo de Seguridad. Cualquier otra salida es incompatible con los estatutos de Naciones Unidas y sería un acto de agresión.

Nadie duda que lanzaron gas venenoso en Siria. Pero hay muchas razones para creer que no fue utilizado por el ejército sirio, sino por las fuerzas de la oposición para provocar la intervención de sus poderosos amos, quienes apoyan a los fundamentalistas. Informes de que guerrilleros preparan otro ataque —esta vez contra Israel— no pueden ser ignorados.

Es alarmante que para Estados Unidos haya llegado cosa de rutina intervenir militarmente en conflictos internos de países extranjeros. ¿A la larga será eso bueno para América? Lo dudo. Por todo el mundo millones ven más y más a América no como un modelo de democracia, sino que dependiente únicamente de la fuerza bruta, alineando coaliciones bajo el lema «o estás con nosotros o contra nosotros».

Sin embargo, la fuerza ha demostrado ser ineficaz e inútil. Afganistán está desquiciado y nadie sabe qué viene cuando se retiren las fuerzas internacionales. Libia quedó fraccionada en tribus y clanes. En Iraq la guerra civil sigue, con docenas de muertos cada día. En Estados Unidos muchos comparan Iraq con Siria y se preguntan por qué su gobierno quiere repetir errores recientes.

Cualquiera sea la precisión de los bombardeos o la sofisticación de las armas, es inevitable que haya víctimas civiles, incluyendo los ancianos y niños a quienes los ataques habían de proteger.

El mundo reacciona preguntando: si Ud. no cuenta con la ley internacional, entonces debe encontrar otro medio de afianzar su seguridad. Como resultado, un número creciente de países trata de adquirir armas de destrucción masiva. Esto es lógico: si tienes la bomba, nadie te hará nada. Nos queda hablar de la necesidad de fortalecer la no proliferación, cuando en la realidad va en sentido contrario.

Debemos refrenarnos de usar el lenguaje de fuerza y volver a la civilizada senda de acuerdos diplomáticos y políticos.

En los últimos días ha aparecido una nueva oportunidad para evitar la acción militar. Estados Unidos, Rusia y todos los miembros de la comunidad internacional deben aprovechar la disposición del Gobierno sirio para colocar su arsenal químico bajo el control internacional para su posterior destrucción. A juzgar por las declaraciones del presidente Obama, Estados Unidos lo estudia como alternativa a la acción militar.

Celebro la disposición del presidente en seguir dialogando con Rusia sobre Siria. Tenemos que trabajar juntos para mantener viva esta esperanza, como acordamos durante la reunión del G8 en Lough Erne, Irlanda del Norte, en junio y volver a la vía de las negociaciones.

Si evitamos usar fuerza contra Siria, mejorará el clima de las relaciones internacionales y fortalecerá la confianza mutua. Para nosotros será un éxito compartido y abrirá la puerta a la cooperación en otros asuntos cruciales.

Mi relación de trabajo y amistad con el presidente Obama lleva el signo de una creciente confianza. Lo agradezco. Estudié detalladamente su discurso a la nación del martes. Y algo difiero con lo que dijo de la excepcionalidad estadounidense, al sostener que la política de Estados Unidos es “lo que torna a América diferente. Es lo que nos hace excepcionales”. Es muy peligroso animar a la gente a sentirse excepcional, sea cual sea el motivo.

Hay países grandes y países pequeños, ricos y pobres, dotados de una larga tradición democrática y aquellos que todavía buscan su camino a la democracia. Sus políticas también son distintas. Todos somos diferentes, pero cuando pedimos la bendición del Señor, no olvidemos que Dios nos creó iguales.

En palabras de un antiguo conocedor de la zona: «Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, estáis revestidos de Cristo. Y no hay ni judío ni griego, ni esclavo ni liberto, ni hombre ni mujer, pues todos son iguales en Cristo.» (San Pablo, epístola a los Gálatas, 3: 27)

Contacto Pablo Huneeus