Pablo Huneeus
Seguir a @HuneeusPablo

EL BERRINCHE DE ALEJANDRO
por Pablo Huneeus

De: Andrea Huneeus Vergara
Sábado, 20 de Diciembre de 2014 13:17h.
A: Delia Vergara Larraín; Pablo Huneeus Vergara; Alejandro Huneeus Vergara; Jennifer Rix (esposa de Alejandro); Verónica Crovari Needham (mi esposa); y Pablo Huneeus Cox.
Asunto: CENA NAVIDAD

Querida familia:
Este año la cena de navidad sería en (mi casa de Lo Curro, junto a la del «páter familias» Pablo) a las 19:30 horas. La etiqueta de regalo es libre para los menores de 18. Los mayores de 18 haremos amigo secreto. Por favor llamar a Luciana para saber a quién le deben regalar.
Abrazos ¡Qué rico vernos!
Andrea

De: Alejandro Huneeus [ahuneeus@yahoo.com]
Martes 23-12-2014, 15:53h.
Querida Andrea, agradezco tu linda invitación y consciente de lo inoportuno, la declino porque no voy a prestar mi carita para ver la cara de fresco y sinvergüenza de Pablo Huneeus, quien se enriqueció con mis gestiones, me hizo trabajar gratis y desconoció el trato siendo que había hasta prueba por escrito.
Too much, no puede haber espíritu navideño en una familia así.
Que lata lo que nos tocó.
Cariños,
Ale

Se refiere Alejandro a cuando el martes 9-dic-14 vino en su BMW 114-I, de 17 millones, a exigirme cinco millones por su parte de un fundo abandonado en Llanquihue que compré con mi sudor once años atrás. Redactó, sí, las escrituras, trabajo que a pesar de la tradición de efectuar ad honorem las intervenciones profesionales que requieran los papás, él me cobró según el tarifado vigente, más los gastos de notaría.

Su «prueba por escrito» de que yo le adeudo una parcela (al principio reclamaba dos), no es más que un simple correo electrónico del 2012 ofreciéndole, al igual que a varios amigos, la primera opción de la veintena de parcelas en que el Servicio Agrícola Ganadero de Puerto Montt me autorizó a subdividir el mentado predio; trámite caro y complicado que hice a capela, ayudado sólo por el topógrafo Jorge Sandoval Baeza.

Se han vuelto frecuentes las invenciones verbales –telefonazos de supuestos sobrinos accidentados o coqueteos de niñas económicamente vulnerables– que ejercen presión sicológica para sustraer dinero, pero no sabía que podían venir de tan cerca, ni que las pataletas de infancia suelen repetirse sin lágrimas a edad adulta. El formato es básicamente el mismo: emociones encontradas que por acumulación al interior del niño, y desatención parental, súbitamente, so pretexto de alguna exigencia, gatillan el berrinche.

Que un helado o un chiche de supermercado, da igual, porque la causa de fondo bien puede ser que el menor tenga hambre o sueño. Lo importante es que activado el programa «pataleta a todo volumen» no debe uno durante el curso de dicho proceso comprarle el helado que reclama; pues al ceder padre o madre bajo la presión del berrinche, el niño aprende que a gritos logra todo cuanto quiera.

Por eso, a pesar de estar yo esos días en condiciones de darle cinco palos si los pedía de buena manera, bastó su amenaza de marginarme del «Thanksgiving» del jueves 27 de noviembre en su casa, para activar en mis neuronas la reacción instintiva de oponer a la presión, la contra presión. Me fui de negativa, sin levantar la voz ni largar un céntimo.

« Druck und Gegendruck» se llama a eso en alemán, el idioma del primer Huneeus en llegar a Chile.

De: Delia Vergara.
23 de diciembre de 2014. 16:27h.
Para: Alejandro Huneeus, CC a todos.
Asunto: Re: Cena Navidad

Noooo!!! No puede ser, Ale, no te puedes restar de la familia por unos pocos pesos. Ya sabemos que en los asuntos de plata Pablo es como es, es un problema que podríamos llamarlo "la marca Huneeus". No hay que hacer negocios con él, en hacerlo te equivocaste tú, no él. Te pido de rodillas que reconsideres tu decisión y ese día, en vez de enojarnos, nos riamos a gritos del karma Huneeus.
Love you
Mamá

El martes 23 de diciembre, mientras nadaba en la piscina, ¡30 grados de calor había!, llama Delia, la madre de Ale, por teléfono. Ordena a Verónica informarme de que mejor no fuera a la cena de navidad donde Andrea, porque si yo iba, Ale no.

–Mientras Andrea, no me diga lo contrario, vamos igual –le comento a la Vero, –porque es ella, no la Delia quien convida.

En eso, vuelve a llamar Delia. Sin escuchar razones, dictamina que me desista de asistir a la cena de navidad luego de “lo que le hiciste a Ale”.
–Por ningún motivo, –le replico, –under no circumstances whatsoever voy a defraudar a Andrea y Luciana que llevan días alistando guirnaldas y meriendas para la ocasión.

–O sea, quieres guerra –dijo en tono beligerante antes de cortar.

De: Pablo Huneeus Cox
23 de diciembre de 2014, 22:04h.
Para: Delia Vergara, CC a todos.
Asunto: La Pascua de los Resentidos

Entonces, Delia, según el tenor de tu última llamada quedamos en que Ale y tú hacen la «Pascua de los Resentidos» en El Arrayán, mientras la Andrea, Pedro, Luciana, Nico, la Vero y el sinvergüenza hacemos la Pascua de los Felices y Forrados en Lo Curro.
Cariños
Alipapá

Hasta aquí la cosa la encontraba divertida, aunque medio ridícula. Un cuesco de 44 años, abogado de grandes compañías, berreando junto a su mamacita contra malvado progenitor de 74. ¡Cómo pudo ese desgraciado haberme ocasionado la vida!, reclama picado él. ¡Oh, mi guagua maravillosa!, acota ella, ¿por qué la haces llorar?

Curiosamente, el berrinche de Ale el año pasado tuvo el mismo pretexto –cariño por plata–, aunque en otro formato. Cuando le avisé que para el «Thanksgiving» llevaría un botellón de cinco litros de cabernet «Casillero del Diablo» de Concha y Toro, más unas botellas de mi favorito «Don Eduardo» de la tradicional viña Macaya de Colchagua, me responde, “Pap, creo que Thanksgiving es una ocasión para vinos top of The shelf, no para casillero”.

Me excusé de asistir por no estar yo a la altura «top of the shelf» (arriba de la repisa), pero la Jen intervino y mis vinachos fueron degustados con gusto por los demás comensales, entre ellos una decena de parientes americanos, de visita en Chile.

Así todo, el mismísimo 24 de diciembre, luego de estar desde temprano campaneando libros en el Jumbo de Costanera Center, al volver agotado a casa me encuentro con los siguientes correos:

De: Alejandro Huneeus
24-12-2014 8:44
PHC, Delia y todos

Parece que los resentidos somos más. ¿Será que es un poco malhechor este rey mago que hace desaparecer toda honorabilidad, honestidad y afecto en esta familia y no pudo superar como padre a una vara tan mediocre como don Cucho? Esta noche, date cuenta de la posición solitaria y patética en que estás. Que tengas la navidad que te mereces.

Dicha diatriba, en que saca a bailar a mi señor padre, don Agustín Huneeus Salas, no tiene precedente en los anales de la familia. ¿No enseñan en la Universidad Católica que el cuarto mandamiento de la ley de Dios es «Honrarás padre y madre»?

Luego, este otro, pleno de espíritu navideño:

De: Delia Vergara
24-12-2014 8:46
Hola Pablo! Para contarte que habrá una sola fiesta, será en mi casa, y tú no estás invitado.
The family is rallying around Alejandro.
Me duele esta historia, pero así es.
Delia

Gracias a doña Rosa, la nana de Andrea, que pasó a desearnos felicidades, supimos que la doctora Huneeus había cancelado la anunciada cena por la cual era tan rico vernos.

No hice el pisco sour con miel de abeja que había prometido, y al ver que efectivamente mi núcleo familiar se desintegraba, cenamos los dos con la Vero un guiso alemán de arenques en salsa de mango, acompañado de papitas salteadas.

Los regalos, sí, quedaron sobre el piano. El del amigo secreto para Ale, los de los niños, el frasco de miel de ulmo y quillay (producción propia) para Delia y la transferencia del Suzuki Ignis 2006, que la Vero quería obsequiarle para la ocasión a Pablo (Nico) Huneeus Vergara, etc.

Al amanecer del día siguiente, jueves 25, cual Cenicienta pasado las doce, todos los regalos, incluyendo los papeles del Ignis, amanecieron convertidos en mercancía para devolución. Se canjean, y colorín colorado, este cuento de que Edipo es un mito lejano, se ha acabado.

* * *
Los regalos que quedaron sobre el piano:
– Juego de 4 parlantes para auto, marca Sony de 210W y 3 vías.
– Libro de Thomas Piketty «El capital en el siglo XXI» Fondo de Cultura Económica, 2014 México DF. 663 páginas.
– Trucos de Magia Susaetta. Incluye uu libro mágico, una bufanda de mago, baraja de cartas, moneda mágica, y un par de guantes de mago blancos.
– Construye un cohete, Silver Dolphin de 76 cm. Incluye modelo de 88 piezas y libro.
– Polera Marine Collection. Algodón, talla 10, azul.
– Polera Marine Collection. Algodón, talla 12, blanco invierno.
– Banano Maui Kids celeste, 100% Algodón
– Jockey Maui Kids escocés, 100% Algodón
– Porcelana Thomas & Ens, juego de seis platos con filigrana de oro en azabache.
– Miel de ulmo y quillay, producción propia, frasco de medio kilo.
– Mermelada de ciruelas, producción propia, frasco de medio kilo.

Comentarios:

– Casi 80 años y aún así publicando y comunicando este tipo de asuntos personales, madura Tata, ya es hora. Luciana

– Una vez que haya arrancado el berrinche ya no hay nada que hacer. Sólo es importante no ceder en aquello que desencadenó el berrinche, no se puede negociar en ese estado, de lo contrario se usará como una herramienta más adelante y como mencionó Diana, “por eso hay personas a los 40 años haciendo berrinches”. Hilda Arjona, Revista «Mamá Natural» 25 febrero, 2014.

Contacto Pablo Huneeus